EL CRISTOBOLÓN.

 

Se descubre una imagen de un gran San Cristobal en Moral de Calatrava
El fresco apareció en una de las paredes durante la restauración del templo. Durante la restauración del templo de San Andrés Apóstol, de Moral de Calatrava, apareció en una de las paredes un fresco de gran tamaño de San Cristobal. Ahora, tras meses de trabajo, a cargo de la restauradora Raquel Racionero, ya puede apreciarse recuperado.sancristobal1


El fresco de San Cristobal en la parroquia de San Andrés

 

 

 

La imagen, conocida popularmente como “san Cristobalón”, es un motivo típico del s. XV, que representa al santo cruzando un río y llevando sobre los hombros al niño Jesús con el orbe en sus manos.  Además, podemos encontrar  tres personajes en la cintura (una mujer judía, un cardenal y un hombre portando una vara), la palma con dátiles y una mujer en la parte derecha del río.

La técnica con la que se pintó la obra combina el fresco con el falso fresco, de tal manera que algunas partes de la figura se crearon aplicando los pigmentos cuando la última parte de la superficie, compuesta de cal, estaba aun húmeda. De esta forma, el pigmento impregna la pared, y no queda exclusivamente sobre la superficie. A esta técnica se la conoce como “fresco”. Por el contrario, otras partes de la obra utilizan la técnica denominada “falso fresco”, utilizando el pigmento sobre la superficie que, una vez secada, se humedece para pintar. De esta manera el pigmento no llega a introducirse en el estuco, como sí hace en el caso del “fresco”.

sancristobal2


Un momento de la restauración

 

 

Esta soberbia pintura, situada en el muro norte, puede ahora apreciarse en su totalidad, al haberse desencalado una amplia superficie de aproximadamente dieciocho metros cuadrados.

Como el culto y la devoción popular requieren, la ubicación de este gigante no es fortuita. Su punto de vista es prácticamente frontal. Su contemplación desde la puerta sería accesible a todo el que pasase de camino y encomendarse a este santo protector de peregrinos y de la muerte repentina.

Grandes imágenes pintadas o esculpidas de “san Cristobalón”, en esta misma ubicación en el templo, podemos encontrarlas en iglesias, catedrales o claustros para pedirle su protección, especialmente, por la muerte súbita, la que advenía sin tiempo para la confesión, ni para la recepción del viático. Se decía, en latín como en romance, que bastaba con mirar la imagen de san Cristóbal para estar durante todo el día a salvo de ese peligro: “Si del gran San Cristóbal hemos visto el retrato, ese día la muerte no ha de darnos mal rato” o “Quienes contemplen este rostro, no perecerán en días de mala muerte”.

sancristobal3

Un momento de la restauración en el que se pueden apreciar las enormes dimensiones del fresco

 

Fuente: Obispado de Ciudad Real.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ARTE, CURIOSIDADES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s